Historia

La Universidad Industrial de Santander inició su funcionamiento en 1948, con tres facultades de Ingeniería y poco a poco fue aumentando el número de programas con un prototipo tecnológico y una administración académica centrada en el concepto de Facultad. La enseñanza de las matemáticas y de la física era competencia de cada Facultad.

A comienzos de la década de los años sesenta, se crea el Departamento de Matemáticas y Física, adscrito a la Sección de Estudios Generales con funciones de servicio para todas las carreras de Ingeniería.

En 1965 inicia labores el Departamento de Física, también como unidad de servicio, sus profesores eran en su totalidad Ingenieros dedicados a la enseñanza de la Física. Es en 1968 y 1969 cuando se adapta el ciclo básico común a todas las carreras incluidas las del área de la salud que recién se habían fundado en 1967. Pero es definitivamente en 1969, cuando se establece la organización académica que aún hoy existe en el área tecnológica y que consiste de dos grandes grupos de materias exigibles y electivas. El Departamento de Física además de ofrecer el programa de Licenciatura en Física, continuó atendiendo las asignaturas correspondientes al ciclo básico de todas las demás carreras.

La carrera de Física al igual que el Programa de Licenciatura en Física, fueron creadas mediante el acuerdo 019 de 1970 emanado del Consejo Superior Universitario, iniciando labores en el primer semestre de 1971 únicamente el programa de Licenciatura, y posponiendo la iniciación de la carrera de Física hasta el año 1984.

El objetivo fundamental de la carrera de Física corresponde a:

• Duración de 5 años.
• El número total de asignaturas era 54.
• El diseño del Plan de Estudios contempla la formación del estudiante en el campo social y humanístico y además en el campo científico básico.
• En aquel momento para optar al título de Físico se debía aprobar un mínimo de 400 créditos repartidos así: 364 en materias exigibles y 36 en materias electivas.

En el año de 1993 el Consejo Superior mediante el Acuerdo 022 de 1993, aprobó la reforma al Plan de Estudios del programa. A través de esta reforma el Plan de Estudios observó los siguientes cambios:

• El número total de asignaturas pasó de 54 a 44.
• Las asignaturas teóricas correspondientes a los laboratorios, se modificaron a un esquema de asignaturas teórico-prácticas. Aumentando el valor académico y reforzando las horas teóricas con horas prácticas.
• La apertura de las materias electivas es una buena forma de ofrecer tópicos que por uno u otro motivo ya figuran en el Plan de Estudios, pero que el estudiante puede cursar según sus inclinaciones y aptitudes, sin pretender especializar pero si profundizar.

Desde entonces para optar al título de Físico se debe aprobar un mínimo de 355 créditos repartidos así: 339 en materias exigibles y 16 en materias electivas.

A partir de 1998 las asignaturas denominadas Humanidades, ofrecidas fundamentalmente por la Facultad de Humanidades, fueron sustituidas por las asignaturas de contexto, que corresponden a asignaturas de cualquier otro plan de estudios. Adicionalmente, se ha incluido a partir del mismo año la asignatura Ética, que se debe matricular a partir del séptimo nivel. Para dar cumplimiento al pilar de desarrollo académico promulgado en el Plan de Desarrollo 1998-2005 de la UIS, a partir del primer semestre del 2000 se establece como requisito de grado, la obtención de un puntaje igual o superior a 80 puntos en la prueba institucional Michigan, y para ello se aprueba un programa de Inglés como Lengua Extranjera ofrecido por el Instituto de Lenguas, conformado por ocho niveles.

Actualmente, la Universidad adelanta el proceso de Reforma Curricular, como parte de las actividades de apoyo a la consecución de una verdadera Formación Integral, que tiene por objetivo final la formación del Universitario UIS, claramente reconocido por las siguientes características:

Ciudadano, ético, creativo, profesional excelente y versátil, culto, estéticamente formado, desarrollado física y mentalmente, preocupado por el cuidado del medio ambiente y con un elevado sentido de su responsabilidad social, para ello se pone de relieve la importancia de apuntar hacia planes de estudio flexibles e interdisciplinarios.